TONOS AZULES

El azul es el color del océano. Transmite profundidad, seguridad y estabilidad. Sus efectos son relajantes, calma la mente, facilita la concentración, disminuye el miedo y la tensión. En su gama de tonos pálidos es cuando más favorece el descanso. Su uso en el dormitorio es un acierto seguro, además de que siempre suele estar dentro de las tendencias decorativas.