TONO BLANCO

Representa la inocencia, la pureza, la bondad, la virtud y la paz. Es un color que se puede acompañar con cualquier otro y aporta luminosidad, que crea una atmósfera de serenidad que ayuda a la relajación y al descanso.