TONO BEIGE

Los tonos amarillos en su gama muy clara, crema, relajan el cuerpo y ayuda a calmar los nervios. Se puede combinar con cualquier color y es más indicado para la decoración de salones, que de dormitorios. Sin embargo otros tonos crema o pastel, como los rosados favorecen el descanso. Al ser el color de los sueños, la fantasía, la feminidad, la inocencia y la suavidad. Ayuda a crear ambientes relajantes en las habitaciones.