El comienzo de este nuevo año 2020 es un momento de renovación, ¡incluida la decoración!

Con permiso de tanto blanco, debemos celebrar la vuelta del color beige tantas veces denostado y que tan bien hace a la decoración. 

El BEIGE llega dispuesto a enriquecer la clásica paleta de colores neutros con tonalidades que van desde el color de la arena hasta el color chocolate más suave. Es ideal para una pared, para un mueble muy protagonista o para combinar con ese naranja que tantas ganas tenemos de ver la próxima temporada. 

 

 

El color BEIGE lo tiene todo: ES CÁLIDO Y LUMINOSO

Por eso es un básico en decoración. Es igual de luminoso que el blanco y es mucho más cálido, especialmente si contiene un poco de amarillo en su composición.

Todos los colores se transforman según la luz que reciben, pero la familia de los beige más. Pueden pasar tan desapercibidos como un blanco si reciben mucha luz o verse anaranjados con el atardecer, pasando por el amarillo o el gris.