Es el primer pensamiento que rondó por mi cabeza al ver estas imágenes de un precioso piso. Sin quererlo, en mi cabeza sonaban Los Beatles de fondo mientras pasaba de una estancia a otra.

Será porque transmite sensación de calma, tranquilidad, recogimiento, o quizás las preciosas guitarras que aparecen en el salón: Una eléctrica y la otra española.

La casa desprende luz, gracias sobretodo a toda la carpintería en colores claros y neutros. Pocos muebles, muy seleccionados y siempre básicos. Y un elemento primordial, las plantas.

Mires donde mires, este piso está llenito de plantas. En una esquina, en las repisas de las ventanas, con sus tiestos de terracota, hasta en el pasillo. No sé si serán naturales, o si por el contrario muchas serán de plástico. Pero el efecto para mí es el mismo y es total!!

Las plantas son siempre un buen recurso decorativo en casa del que te puedes aprovechar. Y si no te ves capaz de atenderlas, ni siquiera a las de plástico (de vez en cuando necesitan pasar por debajo del grifo para lavarles la cara), siempre puedes usar un precioso papel de pared de hojas, como el de esta cocina.

Ya ha sido el remate para que me prendara de este piso, mientras en mi cabeza siguen sonando acordes de guitarras y el suave pisar de las hojas secas.